Prensa

Contaminación lumínica: ¿cómo afecta a los seres vivos?

By Marzo 25, 2021 Sin comentarios

El consumo de energía en la sociedad actual es bastante elevado. Las personas necesitan encontrar formas de reducir el consumo de energía o, al menos, ahorrar energía siempre que sea posible, de lo contrario, ellos y las generaciones futuras tendrán que enfrentarse a algunos problemas graves.

La propia generación de energía crea diferentes tipos de problemas ambientales. La producción de gases de efecto invernadero, la contaminación del aire, la contaminación del agua y la deforestación son solo algunos ejemplos del impacto ambiental causado por la generación de energía. Si bien es posible que muchas personas hayan oído hablar de estos impactos ambientales, solo unas pocas han oído hablar o están al tanto de la contaminación lumínica.

¿La contaminación lumínica afecta a los seres vivos?

La contaminación lumínica es algo que muchas veces pasa desapercibido para las personas. Incluso si se nota, a menudo se descuida. ¡Este tipo de contaminación, sin embargo, nos afecta a los humanos y a otros animales de una manera seria! Obtengamos una idea de este problema crucial.

¿Qué es la contaminación lumínica?

La contaminación lumínica, en términos simples, es la presencia de luz artificial excesiva en el ambiente nocturno.

A menudo ocurre en áreas urbanas, generalmente en países desarrollados y en desarrollo. Vea la imagen real de la tierra por la noche, en el sitio web de la NASA aquí. https://www.nasa.gov/topics/earth/earthday/gall_earth_night.html. Al mirar la imagen, podrá identificar claramente qué áreas están más afectadas por la contaminación lumínica. Estados Unidos, Europa, India, partes del este de China, Corea del Sur, Japón y varios otros países desarrollados y en desarrollo; todos crean una contaminación lumínica excesiva.

La principal razón por la que la contaminación lumínica es excesiva en estos lugares es la existencia de la infraestructura de alumbrado público convencional. Si bien las luces de las calles son esenciales para la población urbana, ya que iluminan los caminos oscuros por la noche, también son la mayor fuente de contaminación lumínica.

A menudo, las luces de las calles existentes arden sin cesar, no solo creando contaminación lumínica sino también aumentando las emisiones nocivas de CO2. El actual sistema de alumbrado público está construido para iluminar las calles durante toda la noche, incluso cuando no se necesita, es decir, en ausencia de un ser humano. El sistema de alumbrado público convencional debe actualizarse o, de lo contrario, continuará generando contaminación lumínica.

Consecuencias de la contaminación lumínica

La investigación médica sugiere que la contaminación lumínica puede causar una variedad de efectos adversos para la salud. Esto puede incluir un aumento de la ansiedad, estrés fisiológico, fatiga y dolor de cabeza. La exposición excesiva a la luz también puede afectar el estado de alerta y el estado de ánimo de un ser humano.

Traspaso de luz, una forma de contaminación lumínica que ocurre cuando la luz no deseada ingresa a su propiedad, puede causar problemas como la falta de sueño. No dormir lo suficiente puede ser un factor adicional para los problemas de salud y el deterioro de la calidad de vida.

Deslumbramiento, otra forma de contaminación lumínica que surge debido a la mala iluminación exterior, puede crear condiciones de conducción inseguras. El deslumbramiento a menudo puede cegar parcialmente a los conductores o peatones y contribuir a los accidentes.

Aparte de los seres humanos, la luz artificial también afecta a otros organismos y ecosistemas. Puede causar daño fisiológico, alterar las interacciones competitivas, alterar la navegación y cambiar las relaciones depredador-presa. La contaminación lumínica también promueve la proliferación de algas, que pueden matar las plantas del lago y deteriorar la calidad del agua.

Por último, no nos olvidemos de las emisiones de carbono. Hay más de 317 millones de farolas en todo el mundo, y el número aumentará a 363 millones para 2027! Todos utilizan electricidad generada por la quema de combustibles fósiles. La Las emisiones de carbono (la mayoría de las cuales se generaron mediante la quema de combustibles fósiles) representaron 32.5 gigatoneladas en el año 2017 y teniendo en cuenta la demanda mundial de energía, seguirán aumentando en los próximos años a menos que se tomen medidas drásticas. El aumento de las emisiones de carbono significa un aumento de la temperatura de la superficie de la tierra, lo que genera efectos nocivos en los ecosistemas de nuestro planeta, la biodiversidad y nuestro sustento.

¿Cómo reducir la contaminación lumínica?

La única solución viable que existe en la actualidad es actualizar la infraestructura de alumbrado público existente a una infraestructura de alumbrado público inteligente. Debido a que las farolas son la mayor fuente de contaminación lumínica, hacerlas inteligentes es una decisión inteligente.

El alumbrado público inteligente ajusta el brillo de las farolas según el movimiento de peatones, ciclistas y automóviles. Con la ayuda de controladores inteligentes de alumbrado público y la pasarelas junto con una software de gestión de alumbrado público, la administración de la ciudad o los municipios u operadores de luz pueden controlar sin esfuerzo el alumbrado público según las necesidades específicas. Esto significa que cuando el requisito de iluminación es bajo, por ejemplo, durante las horas entre la medianoche y las cinco de la mañana cuando casi no hay nadie alrededor, se puede programar el alumbrado público para que se encienda a niveles bajos de brillo. Puede reducir sustancialmente la contaminación lumínica, aumentar el ahorro de energía e inhibir las emisiones de CO2.

Algunas soluciones de alumbrado público inteligente, como las de Tvilight, vienen con tecnología basada en sensores. Esta solución inteligente de alumbrado público basada en sensores atenúa las luces de las calles cuando no se detecta a nadie, pero ilumina las luces de las calles a un nivel predefinido cuando se detecta la presencia de una persona. Por lo tanto, esta innovadora solución de alumbrado público ahorra energía de manera radical, reduce las emisiones de CO2 y frena la contaminación lumínica, todo mientras mantiene la seguridad y la satisfacción de los ciudadanos en el centro.

Otros beneficios del alumbrado público inteligente

Además de frenar la contaminación lumínica, aumentar el ahorro de energía y reducir las emisiones de CO2, el alumbrado público inteligente también reduce los costos de mantenimiento de la infraestructura de alumbrado público. Con el alumbrado público inteligente, todas las farolas están conectadas y, cuando se detecta una falla, se envían automáticamente alertas con el punto de falla preciso al equipo de mantenimiento. Esto elimina las alertas periódicas y falsas de camiones, lo que reduce significativamente los costos de mantenimiento.

Otro beneficio de la actualización al alumbrado público inteligente es sentar una base sólida para una ciudad inteligente. Las farolas existentes ya forman una red en toda la ciudad. ¡La adición de sensores de luz, controladores y pasarelas actualizará la red ordinaria de toda la ciudad en una red inteligente para toda la ciudad! Imagine las posibilidades de agregar dispositivos IoT (Internet de las cosas) existentes y futuros a la red inteligente de toda la ciudad: cámaras CCTV, detectores de ruido, sensores de densidad de tráfico, sensores de contaminación del aire, puntos de carga de vehículos eléctricos ... Una plataforma, numerosas posibilidades.

En pocas palabras

La demanda y el consumo de energía a nivel mundial están aumentando, al igual que los impactos adversos en el medio ambiente debido a la generación de energía. De los diversos impactos ambientales graves, la contaminación lumínica es algo que a menudo se nota. Aunque la contaminación lumínica no suena tan mal, afecta a los humanos y animales de manera grave.

Para reducir la contaminación lumínica, es necesario hacer algo con el mayor contribuyente a dicha contaminación, las farolas. Las farolas convencionales se queman toda la noche, incluso cuando no hay nadie alrededor, lo que genera contaminación lumínica, aumenta el consumo de energía y aumenta las emisiones de carbono. Sin embargo, al adoptar soluciones inteligentes de alumbrado público, es posible superar las desventajas del alumbrado público convencional.

Las soluciones inteligentes de alumbrado público, que consisten principalmente en sensores de alumbrado público, controladores, pasarelas y software de gestión (para gestionar el alumbrado público), frenan la contaminación lumínica, ahorran energía y reducen las emisiones de CO2, todo sin comprometer la seguridad y la satisfacción de los ciudadanos. Además, también forman una base perfecta para las próximas aplicaciones de IoT y ciudades inteligentes.

Por ello, la ciudadanía debe instar a la administración de su ciudad o municipio a adoptar un alumbrado público inteligente, para que puedan contribuir a la reducción de impactos ambientales adversos y vivir una vida urbana segura, saludable y placentera.

Repetitivo

Tvilight es un líder del mercado europeo especializado en sensores, controladores de iluminación inalámbricos y soluciones de gestión de luz conectada para aplicaciones en exteriores. Nuestros productos crean una red abierta independiente que permite integrar una multitud de aplicaciones de terceros y, por lo tanto, constituyen una base confiable y preparada para el futuro para las ciudades inteligentes y el Internet de las cosas. La compañía tiene una base instalada de más de 300 proyectos a nivel mundial y ha implementado miles de dispositivos inteligentes de alumbrado público en ciudades icónicas e infraestructura crítica en todo el mundo. Los proyectos internacionales de Tvilight incluyen el aeropuerto de Amsterdam Schiphol, los ferrocarriles holandeses, el puerto de Moerdijk, Seúl, Beijing, así como algunas de las ciudades más grandes de Alemania como Düren, Münster, Colonia, Dortmund y Berlín.