Prensa

Smart City comienza con Smart Street Lighting

By Marzo 25, 2021 Sin comentarios

Las ciudades están creciendo a un ritmo asombroso.

Según las Naciones Unidas, en la actualidad, más de la mitad de la población mundial total vive en zonas urbanas. Se espera que este número aumente al 68% para 2050.

Sin embargo, con el crecimiento de la población, también están surgiendo nuevos desafíos para la administración de la ciudad relacionados con los servicios públicos. Para superar estos desafíos, las ciudades están considerando la transformación digital. En otras palabras, buscan convertirse en "Ciudades inteligentes."

¿Qué es una ciudad inteligente?

En pocas palabras, una Smart City es una ciudad que puede recopilar y analizar todo tipo de datos de una variedad de sectores, que van desde la planificación urbana hasta la gestión de residuos.

Para convertirse en una ciudad inteligente, una ciudad necesita construir y mantener una red optimizada de sensores, sistemas y software con múltiples funciones interconectados.

¿Cómo puede el alumbrado público inteligente ser la base de las ciudades inteligentes?

Las farolas inteligentes ofrecen un punto ideal desde el que
puede fomentar una amplia gama de Smart City IoT
aplicaciones, recolectando una variedad de datos.

Las farolas inteligentes no solo ofrecen ahorros de energía instantáneos y reducciones de costos de mantenimiento. De hecho, ofrecen numerosos beneficios de infraestructura, lo que los convierte en una base perfecta para alojar sensores y sistemas inteligentes.

  • Fuente de energía - Los postes de alumbrado público tienen acceso a una fuente de alimentación ininterrumpida. Por lo tanto, cuando se trata de suministrar electricidad a otros dispositivos, sensores y sistemas de IoT, no son necesarias configuraciones adicionales, como generadores o baterías.
  • Ubicación - Las farolas están repartidas por la ciudad, de manera uniforme. Son como el sistema nervioso de una ciudad. Además, la altura de cada poste de alumbrado público es constante. Tanto la cobertura como la altura de las farolas las hacen ideales para alojar todo tipo de sensores y sistemas de IoT, eliminando la necesidad de configurar infraestructuras ad hoc.
  • Segura - Muy por encima del suelo, las luces de la calle normalmente están fuera del camino de los ciudadanos. Sin obstaculizar a las personas o viceversa, todos los sensores y sistemas inteligentes permanecerán seguros en la parte superior de la farola. Además, debido a la altura, la recopilación de datos (por aire) también se vuelve eficiente.

La infraestructura de alumbrado público existente con su versatilidad
La capacidad física y de red lo hace más fácil y asequible.
y más rápido para implementar sistemas Smart City.

Además, el uso de farolas inteligentes en red, ya sea LoRa, LTE-M, NB-IoT o cualquier otra cosa, también puede ser utilizado por otros sistemas de Smart City. En resumen, innumerables aplicaciones de Smart City pueden aprovechar fácilmente la base multifacética creada por las farolas inteligentes. Permitiría implementaciones rápidas, efectivas y económicas que podrían simplificar el proceso para que la administración de una ciudad mejore sus servicios públicos.

Caso de negocio para el alumbrado público inteligente

La actualización a farolas LED reduce significativamente el consumo de energía. Sin embargo, la adición de un sistema de control de alumbrado público inteligente agrega beneficios, no solo en forma de ahorros de energía adicionales, sino también de reducción de CO2 y contaminación lumínica.

Para convertirse en inteligentes de lo ordinario, las farolas necesitan un sistema de control de luz, que normalmente se compone de controladores, sensores y puertas de enlace. Estos componentes, a través de una determinada red inalámbrica, se conectan a un sistema de gestión central desde donde se pueden controlar, supervisar y gestionar de forma remota.

La implementación de un sistema de control de alumbrado público inteligente tiene costos iniciales algo altos. Sin embargo, los ahorros y otros beneficios del sistema desde el primer día hacen que el caso de negocios sea una perspectiva atractiva, con un retorno de la inversión de entre cinco y siete años.

 

  • Atenuación dinámica: reducción de más del 60% en el consumo de energía
    Los controladores inteligentes de alumbrado público ayudan a ajustar los niveles de luz según los horarios y eventos específicos. Cuando se combina con sensores de movimiento de alumbrado público, los niveles de luz se refinan aún más en función de la presencia humana. La atenuación de los niveles de iluminación según el tiempo, el evento o la presencia humana da como resultado un considerable ahorro de energía.
  • Optimización del mantenimiento: reducción de hasta un 50% en los costos de mantenimiento
    Con el alumbrado público inteligente, los operadores obtienen la información de estado casi en tiempo real de cada alumbrado público. El sistema de gestión central genera notificaciones instantáneas en caso de fallas o errores, lo que permite a los operadores tomar acciones informadas y reducir la necesidad de patrullas nocturnas o visitas frecuentes de camiones.
  • Círculo de luz seguro: mayor seguridad pública
    Los sensores de movimiento inteligentes de las farolas iluminan las farolas a niveles adecuados solo cuando detectan humanos. Esto significa que cuando un peatón, ciclista o automóvil pasa, siempre estará rodeado por un círculo de luz cálido y seguro. En ausencia de un ser humano, las luces de las calles arderán a un nivel bajo y predefinido, lo que reducirá el desperdicio de energía, las emisiones de CO2 y la contaminación lumínica. Con las luces de las calles iluminando solo la presencia humana, los delitos también se minimizan (los infractores se abstienen de cometer delitos en áreas bien iluminadas), mejorando así la seguridad pública en general.
  • Huella de carbono reducida , Reducción significativa de las emisiones de CO2.
    La producción de electricidad genera considerables emisiones de carbono. Millones de farolas utilizan esta electricidad generadora de CO2. El alumbrado público inteligente ayuda a reducir el uso de dicha electricidad. En otras palabras, las farolas inteligentes ayudan indirectamente a reducir las emisiones de carbono al reducir el desperdicio de energía.
  • Contaminación lumínica más baja , Beneficio de la vida silvestre nocturna
    Los niveles de iluminación predefinidos basados ​​en momentos y eventos específicos pueden reducir considerablemente la contaminación lumínica no deseada. La adición de una solución de alumbrado público con sensor de movimiento puede minimizar aún más la contaminación lumínica. Tanto los humanos como la vida silvestre nocturna pueden beneficiarse de la reducción de la contaminación lumínica.

Los ahorros del alumbrado público inteligente se pueden utilizar además para
invertir en otras aplicaciones de ciudades inteligentes, creando una reacción en cadena
de reinversión y reducción de costos.

Ciudades inteligentes que comenzaron con el alumbrado público inteligente

Helmond, Jaipur y Dortmund, entre otras ciudades, eligieron la solución inteligente de alumbrado público de Tvilight para embarcarse en un viaje a Smart City.

Usando los controladores inteligentes de alumbrado público, sensores de movimiento, pasarelas de IoT de Tvilight, así como el sistema de gestión central, estas ciudades pudieron minimizar el desperdicio de energía, la huella de carbono y la contaminación lumínica sin comprometer la seguridad y satisfacción de los ciudadanos.

Además, debido a la apertura de las soluciones de Tvilight (API abierta y arquitectura abierta), estas ciudades pudieron integrar fácilmente aplicaciones y sistemas de terceros, lo que les permitió recopilar todo tipo de datos valiosos, en función de los cuales pueden tomar decisiones informadas. y mejorar sus servicios públicos.

¿Quiere saber cómo las soluciones de alumbrado público inteligente de Tvilight pueden ayudar a que su ciudad se vuelva inteligente? Ponte en contacto con nosotros en info@tvilight.com